viernes, 5 de junio de 2009

GÉNEROS Y FORMATOS TELEVISIVOS

GÉNEROS Y FORMATOS TELEVISIVOS
En la actualidad, no existe una clara división que sirva de referente para diferenciar los programas de televisión. La adopción del término “género” deriva de la radio y el cine, lo que evidencia, una vez más, la tendencia de los medios a retroalimentarse unos de otros.
El género es una etiqueta que sirve para identificar de manera rápida un programa de televisión. La mezcla de contenidos y recursos técnicos hace visible una hibridación en los programas. La producción televisiva supone un gran coste que, hasta ahora, está siendo soportado por los ingresos publicitarios. Esto exige que se busquen fórmulas de éxito y programas que la audiencia siga fielmente.
Esas fórmulas exitosas son los llamados formatos. Los decorados, los presentadores, los invitados, el horario en que se emite y los contenidos se convierten en un producto que comercializar, adaptándolo a todas las culturas. Esto ha ocurrido, especialmente, con algunos reality-shows, como Gran Hermano, Operación Triunfo o Supervivientes.
Por otro lado, la programación televisiva se puede subdividir en cuatro grandes bloques:
- Entretenimiento
- Información
- Programas educativos o formativos
- Ficción
A partir de estos cuatro puntos se desarrolla la idea de formato y se determina su lugar en la parrilla televisiva. Los programas de entretenimiento ocupan un espacio importante, pero son los informativos los que adoptan la posición de “buque insignia” de las cadenas.
La ficción ocupa un lugar privilegiado. El cine ha nutrido a la televisión de multitud de contenidos a lo largo de su historia. Pero las propias cadenas de televisión también han estado presentes en la producción de films. Incluso, algunas de las series de estos últimos años utilizan elementos de realización y presupuestos propios de producciones de cine. Como ejemplo de ello podemos citar a “Perdidos”.
En cuanto a otros parámetros de diferenciación de programas, también se puede tener en cuenta el horario en que se emiten:
- Matinal
- Vespertino o day time
- Nocturno o prime time
En el horario matinal aún tiene cabida algún programa formativo o con fines educativos, especialmente, en el caso de las televisiones públicas, herederas de la concepción de servicio público. Los talk shows ocupan también un espacio importante.
El horario vespertino da cabida, además de a los talk shows, los concursos (algunos con contenido educativo), realities , programas de variedades o magazines y series de ficción de frecuencia diaria.
Se puede decir que la programación se articula en torno al informativo, que será quien delimite el horario matinal del vespertino y el vespertino del nocturno.
Este último horario aglutina a la mayoría de la audiencia diaria, de ahí que se dispare el precio del segundo publicitario en esta franja. Esto supone una lucha encarnizada entre las diferentes cadenas para arañar puntos de share. El prime time está dedicado a formatos de actualidad, magazines, late nights, entrevistas, humor y ficción (tanto series de ficción de frecuencia semanal, como películas.
Por último, los mayores aglutinadores de audiencias en televisión siguen siendo las retransmisiones deportivas. Estas poco tienen que ver con aquel film de Leni Rieffenstahl sobre los Juegos Olímpicos de Berlín en 1939. Una final de la Copa del Mundo de fútbol (en Europa y América del sur) o una Superbowl (en Estados Unidos)
concentra ante los televisores a millones de personas. La complejidad de una retransmisión de este nivel implica un gran despliegue técnico, pero altamente rentable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada